logo

Bienvenido a EPRU

Conseguirás reducir y controlar la Ansiedad. Hacer fácil, lo difícil. Transformar los problemas, en oportunidades de mejora y cambio.
Horario

Lunes a Viernes:

09:00AM - 14:00PM | 16:00AM - 20:00PM

Eventos programados

Alférez Provisional, 2 - Entreplanta Puerta D - León

Top

Agotamiento y Mujer

Ansiedad y Agotamiento en la Mujer.

Las mujeres actuales estamos inmersas en el agotamiento crónico.

Multitud de ocupaciones, grandes y pequeñas ocupan todo nuestro tiempo. Terminada una tarea otras cuatro o cinco vienen a ocupar su lugar.

Cuanto más hacemos más queda por hacer

Inmersas en una multitud de tareas inabarcables que exceden nuestras capacidades, devastamos nuestras reservas de energía, para sentirnos confusas, desorientadas y agotadas

Una parte del problema proviene del exterior, otra somos nosotras mismas.

Parte de la naturaleza femenina, parece necesitar el control absoluto de todo cuanto le rodea. Si no lo haces tú, no estará bien hecho

Largas jornadas laborales, que una vez terminadas se transforman en carreras para recoger a los hijos, hacer la lista de la compra, aprovisionar la nevera, preguntar en el Wassap de padres las tareas de los niños, recoger la ropa del tinte, llevar a los niños a todas las extraescolares, hacer la cena, ayudar en los deberes, ir a hacer deporte, tener el pelo perfecto, las uñas impolutas, ni un gramo de grasa de más, leer, estudiar.

Si no tienes hijos, creamos, inventamos obligaciones perentorias para evitar parar.

¿Crees posible hacer todo eso sin morir en él intento? No. Hace tiempo me pregunto, cuál es la razón que nos empuja a estar siempre tan pendientes de las necesidades de otros. Lo más chocante, es la tendencia a echarnos encima, tareas sin que nadie nos las solicite. No esperar que nuestra ayuda sea solicitada.

Somos unas auténticas salvadoras del mundo, dispuestas a ayudar a todos, niños, parejas, padres, amigos… sin que ellos siquiera nos lo pidan. Tenemos una facilidad pasmosa para “darnos cuenta” que hay que hacer. Por supuesto una vez decidido el qué, sabemos perfectamente que eso es lo mejor para él, ella o ellos.

Muchas veces, muchísimas, en nuestro afán protector, nos abalanzamos sobre la vida de los demás, decidiendo sin contar con ellos, que que hacer, cuál es la mejor y única manera , y por supuesto del tirón, decidimos  la única y óptima manera  de agradecernos esa dedicación, no solicitada

Mujer agotada

 

Nos cabreamos, cuando ante la protesta, el de al lado argumenta, “yo no te lo pedí” o “no lo hagas”

Nos enfadamos si se convierte en hábito que resolvamos,  que esa elección, se convierta en obligación. Fabricamos cómodos a nuestro alrededor, y nos extraña que se apoltronen.

Simplifica tu vida. Espera la petición antes de resolver por tu cuenta y riesgo. Deja de adivinar y decidir por otros.

Date permiso para esperar, y si te solicitan ayuda, puedes con tranquilidad decir  un, “ahora, imposible”

 

Solicitar ayuda cuando la necesitamos, sin esperar que los otros nos adivinen también es tremendamente necesario.

Pequeños cambios en ti, van a permitirte disponer de más tiempo  para descansar, saboreando tus logros

Deja de preocuparte de la vida de todos, empieza a ocuparte de tu vida, para que todo mejore.

Si eres tan importante, tu bienestar es el comienzo del bienestar de los que te rodean.

Elige, prioriza, decide, haz, descansa

 

No Comments

Post a Comment