logo

Bienvenido a EPRU

Conseguirás reducir y controlar la Ansiedad. Hacer fácil, lo difícil. Transformar los problemas, en oportunidades de mejora y cambio.
Horario

Lunes a Viernes:

09:00AM - 14:00PM | 16:00AM - 20:00PM

Eventos programados

Alférez Provisional, 2 - Entreplanta Puerta D - León

Top

Dieta y Ansiedad

EPRU / Alimentación  / Dieta y Ansiedad
Alimentación saludable

Dieta y Ansiedad

 


 

Ansiedad  en la era del COVID19

¿Puedo utilizar mí alimentación y así reducir mi ansiedad?

¿Cómo uso mí alimentación para reducir mi ansiedad?

¿Por dónde empiezo?

 

Las situaciones de ansiedad y la obesidad, son dos grandes plagas de nuestra vida actual, incluido el periodo de confinamiento. Ambas  muy relacionadas, es muy común que intentemos calmar la ansiedad comiendo, no precisamente buena comida.

A  consecuencia de ello engordamos, aumentando nuestros depósitos de grasa. Cuanto más comemos, peor comemos,  más ansiedad tenemos, entramos así en una infernal rueda del hamster que somos incapaces de parar.

 

¿Puedo utilizar mi alimentación para reducir mi ansiedad?

Tratándose de un problema complejo, es evidente que actuar sólo sobre un factor, puede no ser suficiente. Sin embargo ten la certeza que una buena alimentación es el camino crucial  para controlarla y reducirla. Además el tipo de comida supone reducir o favorecer un estado de inflamación generalizado, que por supuesto afecta negativamente a nuestro cerebro, y por supuesto a nuestra salud.

 

¿Cómo uso mi alimentación para reducir mi ansiedad?

  1. Cuida tu microbiota intestinal: todos los habitantes de nuestros intestinos juegan un papel fundamental en nuestro estado anímico.  Los alimentos que comemos determinan que tipo de habitante predomina, las sustancias que produce,  utilizándolos,  y los beneficios que obtenemos.Aumenta la cantidad de verduras  diarias, mejor cocinadas al vapor, Abundantes  verduras, frutas y legumbres  son lo mejor para seleccionar los beneficiosos.Consume cereales como la avena rica en un tipo de fibra, la llamada fermentable que además de llenarte, es buena para tu intestino.
  2. La grasa es tu aliada: Nuestro cerebro es un 60% de grasa, necesita que sea de calidad. Utiliza  aceite de oliva para cocinar. Introduce en tu menú semanal pescados, sobre todo azules, como sardina, boquerón,  caballa.Ten a mano frutos secos, tostados o naturales. Sin freír y sin sal. Son un excelente aporte de grasas buenas, además de minerales como el Magnesio. Muy saciantes  para saludables medias mañanas o meriendas.
  3. Recupera el huevo: es bueno, bonito y con un precio excelente. Te suministra colesterol con su propia lecitina, vitamina D y proteínas de altisima calidad. Son versátiles, casan con todo, simplifican  tu compra  semanal y se preparan en un momento, y es la base de nuestra tortilla de patata. Un plato de diez.
  4. Cuida tu hígado: bebe agua. Evita alcohol y refrescos para evitar que se engrase. Un hígado graso funciona a medias, lo hace mal.
  5. Vuelve a los guisos tradicionales: con ellos cocinar  guardar y congelar es muy fácil. Tener fondos de congelador, listos para calentar, suponen buena comida, poco trabajo y  muy buen precio. Prioriza carnes en estofadas en salsa, legumbres con verduras, pescados al horno o en salsa.
    Garbanzos para combatir la ansiedad

    Garbanzos al horno

¿Por dónde empiezo?

Re-introduce las legumbres en tu vida, son una equilibrada mezcla de proteínas e hidratos de carbono, con abundancia de minerales necesarios como el magnesio, perfecto para los estados ansiosos.

Su facilidad de preparación, además nos permite elaborar un plato único que nos libera del tiempo de cocina.

Su precio económico, estira el dinero disponible.

Su versatilidad, nos permite cocinados fáciles, sencillos, sabrosos y muy saludables.

¿Estás buscando cómo controlar tu ansiedad y cambios en tu dieta?

Dime qué necesitas, mándame un wassap o envíame un email

No Comments

Post a Comment

Call Now Button