logo

Bienvenido a EPRU

Conseguirás reducir y controlar la Ansiedad. Hacer fácil, lo difícil. Transformar los problemas, en oportunidades de mejora y cambio.
Horario

Lunes a Viernes:

09:00AM - 14:00PM | 16:00AM - 20:00PM

Eventos programados

Moisés de León N 43 (Mana'o Relax Wellness) 24006 León.

Top

¡Como por ansiedad!

Las frases “como por ansiedad”, “el estrés me engorda” seguro que la has escuchado, e incluso pronunciado.

Cuando estoy preocupado o angustiado, es común buscar en la comida alivio, sobre todo  con  alimentos dulces, que se comen con las manos y casi sin prestar atención.

Un comer impulsivo y compulsivo, que apenas sirve para tranquilizarnos unos instantes. Nada más terminar ya tenemos a la culpabilidad sustituyendo al efímero placer. Con seguridad, eso que hemos ingerido nos provoca más hambre.

Necesitamos ser conscientes,  que en un estado de ansiedad, es imprescindible encontrar y utilizar herramientas para superar esos momentos de angustia. Si logramos sobreponernos a los 10 minutos fatídicos del primer impulsos. Así conseguimos dejar de atiborrarnos de pseudo-alimentos.

La primera estrategia es  exiliar de mi casa y mi despensa alimentos de comida impulsiva.

Galletas, golosinas, dulces, chocolates azucarados, aperitivos salados. Cualquier cosa que se coma con las manos, deprisa, sin consciencia. Cuando pretendemos tener  una fuerza de voluntad arrolladora todo el tiempo es un   imposible, un objetivo inalcanzable,  y por lo tanto  el fracaso está asegurado.

Si no hay, no como. Soy  un ganador, doy una patada y saco de de casa a mi enemigo.

Vigilo mi alimentación a lo largo del día. Si somo de ese tipo de personas, que “aguanta” bien todo el día, con casi nada, para llegadas las 6 de la tarde arrasar, cambio de estrategia. Puede que eso que nos en la tarde sea hambre, que ante ella, cojamos lo primero que tenemos a mano. Para eso probamos.

Adelantar la cena a las 7 de la tarde. Si eso no es factible,  repasar que hemos comido  desde que nos levantamos. Tipo de alimentos, cantidad y horarios. Para ir probando distintas estrategias que  se adapten a nuestras necesidades diarias. Para priorizar  lo importante en cada momento. Conocernos y anticiparnos a nuestras posibles reacciones. La vida es cambio, evolución y adaptación.

Cambiar nuestros hábitos  con  inteligencia, . Extraer  tus fortalezas de los elementos que nos ayudan, en lugar de castigarnos con comportamientos que nos generan, angustia, cansancio o desmotivación

 

Por supuesto que el tipo de alimentos que tomamos, tienen acciones sobre nuestra ansiedad. Hay alimentos que nos equilibran, otros nos llevan directamente a engullir como pavos.

Nuestra máquina de pensar, nuestro cerebro,  mal alimentado, funciona defectuosamente.  Nuestra comida diaria necesita suministrar todos los nutrientes que necesita para ayudarle a dirigir nuestra vida. Esa comida determina al fin, que reclame con ansiedad alimentos, o que calmado nos mantenga atentos.

Comer mal me provoca ansiedad. Comer mala comida es el origen de mi ansiedad

El exceso de azúcar provoca ansieda

El primer químico que necesita tu cerebro es glucosa, el azúcar, que nuestro cuerpo sabe utilizar. Esa glucosa, ese azúcar proviene de alimentos de calidad como son las frutas, verduras, tubérculos como las patatas, buenos panes de fermentación lenta, pasta, arroz, legumbre. Nuestro cerebro no necesita azúcar de mesa, a partir de esos alimentos, ya obtiene su azúcar

No necesitamos ponerle un sobre de azúcar al café para seguir vivo, ni añadírselo al zumo de naranja natural.

Un buen bocadillo de jamón serrano con tomate nos sienta mejor que un donuts con doble cobertura de chocolate.

Cuando tomamos  dulces, nos sentimos decaídos, porque se han producido  las llamadas  hipoglucemias reactivas. Te explico que ocurre.Nos damos chute de azúcar, ante la subida del azúcar en sangre, se disparan las alarmas, que hacen reaccionar a nuestro páncreas y este produce  mucha insulina para bajarunos niveles excesivos y peligrosos de azúcar en sangre. Produce tanta insulina,  que de rebote  baja la glucosa a niveles mínimos, nos quedamos sin fuerzas y con el cerebro embotado.

La solución no es darle otro chute, la solución es suministrar a nuestro cerebro,  la cantidad óptima de glucosa en forma de otros alimentos.

Te propongo un reto. Prueba distintas opciones, observa la diferencia entre tomarte para comer un plato de legumbre con verduras o un par de donuts con Cola-Cao y leche.  Escríbeme en comentarios, que  ha pasado, cómo te has sentido.

Afrontar la ansiedad y eliminarla, exige lo primero, compromiso contigo misma, para instaurar nuevos hábitos que sustituyan a todos los que te empujan a comer continuamente, para ello es necesario utilizar distintas herramientas, entre ellas la alimentación es fundamental. ¿Quieres dejar de lado tu ansiedad y engullir como un pavo?

No Comments

Post a Comment

Call Now Button